Oftalmología

Con más de 60 años de experiencia en  investigación, descubrimiento y desarrollo de nuevos agentes terapéuticos para proteger y preservar la visión, los profesionales del cuidado de los ojos y los pacientes confían en los productos que Allergan desarrolla para tratar enfermedades oculares como:  glaucoma,  síndrome de ojo seco y algunas complicaciones externas del ojo. Hoy en día, somos líderes a nivel mundial en esta especialidad.

Allergan tiene una completa línea de productos, que ofrecen numerosos agentes terapéuticos para el tratamiento y la prevención de patologías crónicas y agudas, tales como:
 

Glaucoma

El Glaucoma es una condición ocular en la cual hay daño en el nervio óptico que se traduce como pérdida en el campo visual, suele relacionarse con  aumento de presión intraocular  por un flujo de salida defectuoso. La mayor presión y el daño secundario al nervio nervio óptico, localizado en la parte  posterior del ojoresultan en pérdida de visión e inclusive ceguera.

Allergan cuenta con un portafolio completo de tratamientos para el manejo del glaucoma.

El glaucoma puede afectar a todos, pero las personas que presenten una o más de las siguientes características descritas, pueden presentar mayor riesgo de desarrollar la enfermedad:
  • Hipertensión ocular
  • Hipertensión arterial sistémica
  • Edad mayor a los 40 años
  • Diabetes mellitus
  • Antecedentes familiares de glaucoma
  • Raza Africana o hispana
  • Tratamiento prolongado con esteroides
  • Miopía alta

Ojo seco

Allergan tieneel portafolio  más completo  para tratamiento del Sindrome de ojo seco, con una variedad  de lágrimas artificiales que se adecúan  a todo tipo de ojo seco . Así mismo , comercializa el único producto para el tratamiento efectivo de la causa de  ojo seco, una  emulsión oftálmica que ayuda a aumentar la capacidad de producir lágrimas naturales  y que puede reducir la inflamación que genera la sequedad ocular crónica.De esta forma, el oftalmólogo puede evaluar al paciente y ajustar el tratamiento adecuado.

El ojo seco puede tener diversas manifestaciones,  desde casos asintomáticos hasta  casos graves donde se presenta una  sintomatología importante. Los síntomas asociados al ojo seco son muy inespecíficos. Las quejas de los pacientes se relacionan con sensación  de “ardor” ocular ,ojo rojo, comezón, secreción, sensación de cuerpo extraño o “arena”, dolor, sensación de resequedad ocular, fotofobia, infecciones de repetición, párpados pesados y fatiga ocular. Los síntomas típicamente muestran una fluctuación diurna y se agravan en ciertos ambientes y con ciertas actividades (uso de computadora, exposición a aire acondicionado, humo de cigarro, clima caliente o seco, etc.)

Existen algunos factores que pueden influir en los síntomas del ojo seco:
  • Edad: El envejecimiento produce una atrofia de las glándulas lagrimales que ocasiona  una producción  menor de lágrima. La flacidez del párpado senil es un factor de desestabilización de la película lagrimal. Estos pacientes suelen ser más sensibles a las alteraciones externas que pueden provocar síntomas de ojo seco.
  • Sexo: Las alteraciones en los niveles de estrógenos o andrógenos predisponen  a manifestaciones ojo seco, como lo que ocurre durante el embarazo, menopausia o  uso de anticonceptivos orales.
  • Trabajo: La frecuencia del parpadeo puede disminuir de acuerdo con la actividad del paciente. Por ejemplo, el parpadeo es menor durante la lectura que cuando se trabaja frente a una computadora o se realizan actividades que requieren atención (películas, juegos, etc.)
  • Medio ambiente: Los ambientes secos, contaminados, fríos y la calefacción o el aire acondicionado en las cabinas presurizadas, contribuyen en la desestabilización de la película lagrimal.
  • Medicamentos: Varios medicamentos sistémicos producen una disminución de las secreciones exocrinas, exacerbando los síntomas del ojo seco. La toxicidad de algunos conservadores utilizados en las gotas para los ojos eliminan la grasa de las lágrimas, lo que favorece su evaporación.
  • Irregularidades de la superficie ocular: Cualquier elevación o depresión de la superficie ocular puede causar una ruptura en la distribución uniforme de la película  lagrimal, lo que provoca los síntomas del ojo seco.
 

Alergia ocular

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la superficie ocular que afecta aproximadamente al 25% de la población  con un  impacto e incidencia importante en los aspectos económico y social. Puede presentarse sola o asociada a otras enfermedades alérgicas, fundamentalmente  rinitis. Allergan tiene  los más innovadores productos para tratamiento y prevención de esta patología, proporcionando rapidez de acción, confort prolongado y control  de la alergia.
 

Infecciones e Inflamaciones Oculares

Para los casos de conjuntivitis bacterianas, profilaxis pre y pos operatoria y también inflamaciones oculares, Allergan tiene el más moderno e innovador portafolio de colirios oftálmicos, con la última generación de antibióticos, antiinflamatorios esteroides y antiinflamatorios no esteroideos.

Todo esto para tratar las principales patologías oftálmicas así como el control de inflamación y prevención de infección en procedimientos posquirúrgicos como cirugía de Catarata y cirugía Refractiva con láser.
 

Enfermedades de la Retina

La retina es responsable de convertir los rayos de luz en señales eléctricas que  son transmitidas por el niervo óptico  al cerebro donde se procesa la imagen.  La región más central de la retina se llama mácula y es responsable de la visión central y de conferir la mayor nitidez a estas imágenes. Así, cualquier enfermedad que dañe específicamente esta región genera una mancha central en la visión del paciente. Algunas de las enfermedades capaces de dañar a la mácula son retinopatía diabética,  desprendimiento de retina, oclusión venosa y degeneración macular  asociada a la edad.
 

Modo de aplicación  del colirio.

  1. Lavarse las manos.
  2. Inclinar la cabeza hacia atrás y mirar hacia arriba.
  3. Con la punta de los dedos tirar hacia abajo suavemente del párpado inferior, hasta formar una “bolsa”.
  4. Con cuidado aplique una gota, evitando que la punta del frasco toque el ojo.
  5. Cierre suavemente los ojos y permanezca así por aproximadamente 30 segundos.
  6. Es importante para maximizar la eficacia y reducir las reacciones adversas, aplicar únicamente el número de gotas que hayan sido prescritas por su oftalmólogo.
  7. En caso de que esté utilizando otro tratamiento en gotas, se recomienda esperar un periodo de cinco minutos entre ambas aplicaciones.